Mensaje radial del P. Jorge Wojciechowski, de la Diócesis de Ciego de Ávila. Comentario del evangelios del XXV Domingo del Tiempo Ordinario, 18 de septiembre de 2022

En la Liturgia de la Palabra se habla hoy de la corrupción. El profeta Amós denuncia el sistema corrupto de la sociedad dice: «Ustedes juegan con la vida del pobre y del miserable tan solo por algún dinero o por un par de sandalias». El profeta Amós muestra la injusticia, la manipulación y la falsedad. Nosotros, los cristianos de la sociedad de hoy, necesitamos decir cómo él, los abusos y las corrupciones como son, por nombre, para después buscar las soluciones rectas, sanas, para mejorar las condiciones de vida, para sanarnos de las ilusiones y medias verdades.

Recientemente, estoy leyendo un libro de un escritor británico George Orwell, titulado La rebelión en la granja, donde describe simbólicamente una sociedad de los animales, donde los cerdos se constituyen como una élite. Este libro descubre una utopía: el inicio lleno de buenas ideas, pero después transformada en una realidad, donde algunos usan los animales subalternos para la ventaja de los dirigentes. La frase más famosa de este libro, que subraya la mentira de falsa igualdad, es: todos somos iguales, pero algunos somos más iguales que otros. En el Evangelio, el Señor Jesús dice: «Un empleado no puede estar al servicio de dos señores».

Nuestro Salvador quiere decir que un estilo de vida plurifuncional para satisfacer a todos no es posible. Cuando tenemos muchos deberes, muchos señores, fácilmente perdemos el gozo del trabajo y finalmente, no alcanzamos a contentar a ninguno.

La dignidad del trabajo necesita poner, no solamente nuestras energías o talentos, sino también, poner nuestro corazón en todo lo q hacemos. Debemos siempre defendernos de este estilo de círculo vacío y una provisoriedad perpetua infantil, para ser más estables y dedicados a nuestro servicio a Dios y a los demás.

Pedimos a Nuestro Señor para que nos libre de la corrupción de lobos con piel de oveja, que nos enseñe cómo escoger entre el bien y el mal para no dejarnos engañar por las apariencias y promesas que nunca se cumplen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s