La Virgen de la Caridad del Cobre en la décima cubana durante las Guerras por la Independencia

Por Fátima de los Ángeles Pompa Frómeta* y José Ignacio Amador Brú**

El apelativo de Mambisa, atribuido a la Virgen, rememora a su devoción en los próceres anticolonialistas que se levantaron contra los desmanes que enlutaban a la patria, el 10 de octubre de 1868. Carlos Manuel de Céspedes, Antonio Maceo, Jesús Rabí e  innumerables miembros del Ejército Libertador que pertenecen a esta generación tuvieron un lugar especial en sus corazones e indumentaria para la Virgencita del Cobre.

De ahí se desprende la importancia de los decimarios generados durante los períodos bélicos independentistas del siglo XIX, pues constituyen un reflejo de esa veneración que fortaleció la espiritualidad de los que luchaban contra España. Existen los Decimarios de la Guerra de los Diez Años y de la Guerra del 95, en ambos se descubre el sentir popular, expresado en estrofas que enfocan distintos modos de apreciar la realidad del momento.

Una estrofa muy cubana elaborada durante la Guerra de los Diez Años decía:

                                                        Virgen de la Caridad,
                                                        Patrona de los cubanos,
                                                        Con el machete en la mano
                                                        Pedimos la libertad[1].

Se conoce que previo a la expedición de Martí y Gómez, en la casa de este último en Montecristi, se cantaban décimas en guateque acogedor, en el que participaban el Generalísimo y el Apóstol.

En la región pinareña, durante la Guerra Necesaria y ya entrada la República, se divulgó el nombre del cantor campesino Celestino García, a él se le atribuye esta décima que clama por la protección de la Virgen:

                                                        Virgen de la Caridad,
                                                        yo te ofrezco una novilla
                                                        porque salga la " guerrilla"
                                                        del pueblo y no vuelva más[2].

Se comenta que el campesino fue delatado y detenido por las autoridades que exigieron al cantor repetir el texto y él, con habilidad de repentista por excelencia, lo cambió rápidamente y así salió sin mayores consecuencias (recordar que se daba el apelativo «guerrilleros» a cubanos al servicio de España):

                                                         Virgen de la Caridad
                                                         yo te ofrezco una novilla
                                                         porque salga la "guerrilla"
                                                         y vuelva sin novedad[3].

Desde los orígenes de la nación, la décima ha constituido una marca de cubanía y un reflejo de lo mejor de la tradición campesina de herencia española. La presencia de la Virgen en este acto tan cubano, permite comprender el impacto de su figura a nivel popular. Los propios veteranos, ya finalizada la Guerra e instaurada la República, encabezaron el reclamo del pueblo cubano por hacer de la Virgen de la Caridad del Cobre, la patrona de Cuba.


[1] Ortiz, Fernando. “La Virgen de la Caridad del Cobre. Historia y Etnografía”. Fundación Fernando Ortiz, de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana 2008, p. 253

[2] Ibid.

[3] Ibid.

*Comunidad cristiana San Pablo, Diócesis Bayamo-Manzanillo.

** Comunidad critiana Santa Catalina de Ricci, Diócecis Guantánamo-Baracoa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s