Mensaje de Mons. Juan de Dios Hernández Ruiz, SJ,  Obispo de Pinar del Río. Comentario del evangelio del XXV domingo del Tiempo Ordinario, 18 de septiembre de 2022

Queridos hijos e hijas soy Mons. Juan de Dios Hernández, obispo de esta diócesis bendecida por Dios.

Hoy nos encontramos ante una de las parábolas más sorprendentes para nosotros porque parece que alaba un comportamiento injusto. Pero lo que se elogia y lo que Jesús propone imitar no es la trampa, sino la sagacidad y astucia con que obró el administrador. Así, “los hijos de la luz” no deben imitar la deshonestidad de aquel hombre, sino su habilidad en tiempos difíciles.  Lo que se elogia de aquel administrador corrupto es cómo logra utilizar todos sus recursos humanos, quizás renunciando a los interese que le correspondían para salvar la situación.

El administrador de la parábola había abusado de la confianza de su amo subiendo los precios en beneficio propio. Ante las quejas de los clientes y la amenaza de despido, recapacita, aunque sólo sea por conveniencia, y renuncia a su propio beneficio, pidiendo lo justo a los clientes.

Ante esta situación, nosotros pensamos que ese administrador, aunque haya cambiado de actitud, no es de fiar. En cambio, para Jesucristo tiene más valor el cambio de comportamiento que el pecado. Él conoce nuestras caídas, pero basta un sincero arrepentimiento y que le pidamos perdón, para que nos devuelva su confianza y se sienta orgulloso de nosotros, como el amo de la parábola con su administrador.

A la vez Jesús nos invita y exhorta a ser sagaces. Esta cualidad debe ser expresión de la caridad cristiana. La astucia, relacionada siempre con el maligno, significa fingir, mentir, engañar, para lograr lo que queremos. En cambio, la virtud humana de la sagacidad consiste en la habilidad para encontrar los medios justos y más eficaces para alcanzar un objetivo, como puede ser vivir nuestra fe y amor a Dios.

Llama la atención ver cómo algunos son muy capaces de obtener lo que se proponen en el ámbito del trabajo, de la familia o con las amistades. En cambio se comportan con temor y se sienten impotentes a la hora de hablar de Jesucristo y de su doctrina, o de hacer algo por la construcción de la civilización de la justicia y del amor cristiano.

Estamos llamados a usar nuestra inteligencia, recursos, creatividad, para construir el reino de Dios. Medita tus acciones de los últimos años. ¿Qué cuentas le puedes dar a Dios sobre los bienes recibidos a lo largo de tu vida? ¿Cómo puedes mejorar tu existencia, y la de los demás, de acuerdo a lo que Dios espera de ti?

Que María de la Caridad ponga a Jesús en nuestro corazón.

Un comentario sobre “Mensaje de Mons. Juan de Dios Hernández Ruiz, SJ,  Obispo de Pinar del Río. Comentario del evangelio del XXV domingo del Tiempo Ordinario, 18 de septiembre de 2022

  1. GRACIAS!!!!!!!!!!!!!

    EN COMUNION DE ORACIONES POR UCRANIA GRACIAS Unidos en el Corazón de Nuestra Madre, y con Ella al pie de su Hijo sediento en la Cruz «Ahogar el mal en abundancia de bien». San Josemaria Escriva (cf Lumen gentium 61) AMDG Saludos René HORIZONTESDECRISTIANDAD.ORG TODOCATOLICO.ORG TWEETER @todocatolicoO

    “Prefiero una Iglesia herida, accidentada, manchada por salir a la calle, que una Iglesia enferma por la comodidad y el encierro de aferrarse a sus propias seguridades” (“Evangelii Gaudium,” 49).

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s