Mensaje de Monseñor Juan de Dios Hernández Ruiz, SJ, Obispo de Pinar del Río. Comentario del evangelio del IV domingo de Pascua, 8 de mayo de 2022 y día de las madres en Cuba

Queridos hijos e hijas soy Mons. Juan de Dios Hernández, obispo de esta diócesis.

El evangelio que acabamos de escuchar nos evoca a Cristo que hace de puente entre el Padre y la humanidad, para lo cual alude a una doble relación: la que mantiene con las personas y la que tiene con su Padre.

Con respecto a sus seguidores y aquellos a quienes curaba, Jesús acude a una comparación entendible por cualquiera. Todos habían visto o conocían a pastores que se entregaban al máximo por sus ovejas, incluso dando la propia vida. Jesús subraya una relación íntima entre el pastor y las ovejas.

El evangelio de Juan nos presenta el hermoso discurso de Jesús en donde Él mismo se define como el buen Pastor, el verdadero. Éste apacienta a sus ovejas con amor, fidelidad, justicia y misericordia. A éste lo conocen las ovejas, oyen su voz y las ovejas lo siguen; no hacen caso a los extraños porque no conocen su voz (Jn 10, 1-6).

Y «conocer», en lenguaje bíblico, es mucho más profundo que en nuestra lengua vernácula. Es el conocimiento del amor, de la intimidad, de la familiaridad, de la entrega total por el amado. Así lo expresa a continuación Jesús: «Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia. Yo soy el buen Pastor; el buen pastor da la vida por sus ovejas… Yo soy el buen Pastor, y conozco a las mías, y las mías me conocen a mí… y pongo mi vida por las ovejas» (Jn 10, 10-15).

Estas palabras nos evocan la bellísima oración del Salmo 23: «El Señor es mi Pastor, nada me falta. Me hace recostar en verdes pastos y me lleva a frescas aguas. Recrea mi alma, me guía por senderos seguros por el amor de su nombre. Aunque camine por cañadas tenebrosas, no temo mal alguno, porque Tú estás conmigo. Tu vara y tu cayado son mis consuelos». ¡Qué delicia y qué seguridad ser apacentados por un Pastor así!

La imagen del buen Pastor ha sido representada miles de veces en el arte cristiano de todos los tiempos: en pinturas, esculturas, iconos… y también en la literatura de los Santos Padres, de los teólogos y de los poetas.

San Agustín, por ejemplo, tiene un estupendo sermón en el que comenta el capítulo 34 de Ezequiel, que acabamos de citar, en donde dice: «Para vosotros, como obispo, soy vuestro pastor; pero con vosotros, como cristiano, soy también oveja del rebaño de Cristo».

Sí, Jesucristo es nuestro buen Pastor. Él ha dado su vida y su sangre por nosotros, para redimirnos de nuestros pecados, para darnos vida eterna. Hemos sido comprados al precio de la sangre de Cristo –como nos dice san Pedro en su primera epístola (I Pe 1, 18-19). Por eso, sus ovejas «no perecerán para siempre y nadie las arrebatará de su mano».

Pero, para ello, también nosotros tenemos que esforzarnos por ser ovejas buenas de este buen Pastor. Dejémonos, pues, apacentar y conquistar por Él siendo dóciles en el cumplimiento amoroso de su santísima voluntad sobre nosotros. Seamos buenas ovejas por nuestra fe y amor a Él, por la obediencia, la vida de gracia y la fidelidad sincera a sus mandamientos.

Concluyo recordando estas palabras del Papa Francisco, con el deseo de que experimentemos siempre la presencia cercana y amantísima de Dios: “En la figura de Jesús, buen pastor, nosotros contemplamos la Providencia de Dios, su preocupación paterna por cada uno de nosotros. Es realmente un amor sorprendente y misterioso, porque donándonos Jesús como Pastor que da la vida por nosotros, ¡el Padre nos ha dado todo lo más grande y precioso que podía darnos! Es el amor más alto y más puro, porque no está motivado por ninguna necesidad, no está condicionado por ningún cálculo, no es atraído por ningún deseo de intercambio interesado. Frente a este amor de Dios, nosotros experimentamos una alegría inmensa y nos abrimos al reconocimiento por lo que hemos recibido gratuitamente. (Papa Francisco Regina Coeli, IV Domingo de Pascua 2014).

Que María de la Caridad, Madre del Buen Pastor, impulse nuestro caminar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s