Una Nueva Reflexión Eclesial Cubana. Sección “Una Luz en la Oscuridad” del pasado viernes 30 de abril de 2021, transmitida por el “Suplemento en Detalles” de RCJ-Radio

Por Julio Pernús*

No son pocas las voces dentro del laicado católico que están pidiendo el inicio de un proceso de Reflexión Eclesial Cubano, una nueva REC, que nos ayude a trazar el camino pastoral por donde desea andar nuestra Iglesia en los próximos años. La Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe a celebrarse en México del 21 al 28 de noviembre puede ser un buen incentivo para dar un impulso a esta dinámica. Pues para este evento se ha organizado un proceso de escucha con el objetivo de generar diálogos que conduzcan a una reflexión al interior de las Iglesias locales. Mi comentario de hoy busca sumar ideas a esta interesante propuesta.

Luego del Encuentro Nacional Eclesial Cubano (ENEC) en 1986, se ha venido produciendo un proceso al interior de la Iglesia cubana donde se ha generado, sobre todo en los últimos 20 años, algo que podemos nombrar como institucionalismo eclesial. Siempre  que  ese tipo de proceso  ocurre,  toda  la  Iglesia  (y  no  solo  los  pastores, este mensaje va dirigido a una audiencia sobre todo laical)  viven  el riesgo de  “sofocar el  Espíritu  y apagar la profecía”. No es un fenómeno que ha pasado solo en Cuba, sino que viene siendo un mal que persigue al catolicismo en todo el mundo. El Papa Francisco para revertirlo reitera de forma constante necesitamos una Iglesia en salida, él ha dicho y cito: “prefiero  una Iglesia que se ensucia las manos con su inserción junto a los pequeños que una Iglesia limpia y acomodada.” 

Detrás de la resistencia de algunos sectores eclesiásticos cubanos  a afrontar los cambios que exige esta nueva época, están  cuestiones  de  privilegios, es clave que optemos por desolidarizarnos de los beneficios que atan el profetismo eclesial.  Desde  una  sensibilidad  diversa, pues cada vez la Iglesia cubana se parece más a un ortoedro, donde cada cara tiene una riqueza infinita. Hoy  es oportuno que los laicos haciendo uso de nuestra fuerza como Pueblo de Dios,  propongamos a nuestros pastores construir una Iglesia que desee optar por una mayor inserción social.  Se hace urgente optar sin miedo por una  Iglesia orante, pero sin espiritualizar tanto nuestros actos, lo ideal fuera poder tocar la realidad del  pobre, el marginado, el deshumanizado  y dejarnos interpelar por su grito.  Treinta y cinco años  después  del ENEC,  muchos  laicos  y  consagrados  aceptamos  las  preocupaciones  sociales  como válidas, pero preferimos por temor, apartar lo social  del núcleo de nuestra fe. Esas campanas sociales  que hoy resuenan en la voz de muchos en las redes, no pueden ser solo  expresiones  externas  o  tangenciales  de  nuestra  fe,  sino parte  del  corazón mismo  de  nuestra espiritualidad.  La  teología  que  alimenta  e  impulsa  las  razones  de  nuestra  fe hoy, debe tener profundamente     integrado   lo social. Bueno al menos esa es una de las propuestas que desearía pudiera ser integrada en una soñada Nueva Reflexión Eclesial Cubana.   

*Comunidad de la Asunción de la Arquidiócesis de La Habana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s