Mensaje de Monseñor Juan de Dios Hernández Ruíz, Obispo de Pinar del Río. Semana del 11 al 17 de octubre de 2020

Queridos hijos e hijas, soy Mons. Juan de Dios Hernández Ruíz, Obispo de esta diócesis de Pinar del Río. Es un gusto poder estar nuevamente con ustedes.

El texto que acabamos de escuchar nos presenta nuevamente una crítica de Jesús contra las autoridades religiosas de su tiempo. Los evangelios de esta semana han insistido de manera radical en la errada actitud de los fariseos y los maestros de la Ley.

Lucas comienza su relato haciéndonos ver la gran popularidad de Jesús, quien se encontraba en medio de una multitud de personas que acudían a él. Es otra oportunidad para enseñar a la gente, y esta vez lo hace sobre la hipocresía, identificada como la levadura de los fariseos, es decir, el compuesto que aumentaba, que le daba volumen a su identidad.

La hipocresía es una actitud que invierte los valores. Esconde la verdad. Muestra una fachada bonita que encubre y disfraza la podredumbre que hay por dentro. En este caso la hipocresía era la cáscara aparente de la máxima fidelidad a la Palabra de Dios que escondía la contradicción de la vida de estos hombres, quienes daban la impresión de ser los más unidos a Dios y fieles guardianes de sus enseñanzas, pero todo era falso.

Jesús quiere lo contrario. Quiere coherencia entre lo que se proclama y la forma de vida. Por ello les recuerda: “Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto, ni oculto que no haya de saberse. Porque cuanto dijisteis en la oscuridad será oído a la luz, y lo que hablaste al oído en las habitaciones privadas será proclamado desde los techos”.

Los seguidores de Cristo deben ser sinceros. No debemos tener miedo a la verdad. Un día, las máscaras se caerán y todo será revelado a las claras.

¡Cuántos ejemplos podemos poner los hombres de máscaras, miedos y falsas apariencias!

Pero también, y gracias a Dios, podemos recordar muchos más ejemplos de personas capaces de vivir en de manera transparente. Aquellos que no tienen miedo a los que se creen con poder para matar el cuerpo y por eso amenazan y atemorizan. No tengamos miedo a los hombres. Temamos más bien a aquellos que nos conducen por caminos que nos alejan de Dios. Temamos a las malas influencias, o a los consejos que promueven la superficialidad de la vida, el vivir como las cañas, para donde sople el viento.

Yo prefiero saber que tú piensas distinto que yo y sobre ese principio podemos dialogar, a creer que compartimos las mismas ideas y sin embargo a mis espaldas piensas y actúas de manera contraria. Vivir con la conciencia limpia porque hacemos opción por la transparencia es una de las cosas más valiosas en el hombre. Quien así actúa se gana el respeto de los que lo rodean, porque reconocen en él a una persona digna y libre.

El texto termina haciendo una comparación entre los hombres y las aves del campo. Si ellas, que aparentemente son simples animales, no son olvidadas por Dios, ¿Cómo vamos a serlo nosotros que somos sus hijos?

Hago énfasis en esta expresión porque a título personal me revela el gran amor y cuidado que Dios tiene conmigo: “Hasta los cabellos que nuestra cabeza están todos contados por Dios, ninguno cae sin que el Padre lo diga.” No debemos tener miedo a nada porque estamos en las manos de Dios.

Seamos capaces de esforzarnos continuamente por vivir sin hipocresías, sin doble cara. Seamos transparentes, defensores de la verdad y sobre todo con la confianza de que Dios siempre está pendiente de nosotros y es invaluable la dicha de ganar el Cielo y estar cerca de Él. Nada puede ser más importante que esto en nuestras vidas.

Que María de la Caridad nos ayude a poner a Dios siempre en primer lugar, no por temor a las consecuencias, sino por temor a herirlo, por lo inmenso que es su amor hacia nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s